Tratamiento fiscal de las cantidades recibidas por devoluciones de cláusulas suelo (RDL1/2017)

¿Cómo tributarán las devoluciones de las cláusulas suelo en las declaraciones de IRPF?

¿En qué casos habrá que declararlas y en qué casos no?

¿Qué efectos tendrán sobre la deducción por vivienda habitual?

¿Qué efectos tendrán si en su día tuvieron consideración de gasto deducible?

¿Habrá que hacer declaraciones complementarias de ejercicios anteriores o se podrá tributar todo en la siguiente declaración?

¿Es más ventajoso cobrar en metálico o renegociar las condiciones de la hipoteca?

 

Devolución de Cláusulas Suelo y de Intereses Indemnizatorios

Ahora que la justicia europea obliga a las entidades financieras a devolver toda la parte cobrada de más por las ‘cláusulas suelo’, por ser consideradas abusivas y poco transparentes, el gobierno ha aprobado mediante Real Decreto ley un paquete de medidas urgentes para la protección del consumidor en esta materia.

Este paquete de medidas (RDL1/2017 de 20 de enero) está enfocado principalmente a la búsqueda de acuerdos extrajudiciales entre los afectados y las entidades financieras y posibilita, entre otras cosas, tanto la devolución en efectivo como la de medidas compensatorias distintas, por ejemplo, la reducción del capital pendiente en la hipoteca.

En cuanto a la materia fiscal, el Real Decreto, en su disposición final primera, dispone cómo será el tratamiento que deberá dársele a cada una de las situaciones que se den por los efectos de las ‘cláusulas suelo’ y aquí es donde se encuentran la claves para saber cómo negociar la devolución, pues no será lo mismo hacerlo de un modo u otro.

El primer punto interesante es que todo el importe recibido como devolución de la cantidad cobrada de más por las cláusulas suelo junto con sus intereses indemnizatorios no tributarán en la declaración de renta.

Las cantidades percibidas por la devolución de las cláusulas de limitación de tipos de interés de préstamos derivadas de acuerdos celebrados con las entidades financieras o del cumplimiento de sentencias o laudos arbitrales no se integrará en la base imponible de este Impuesto la devolución derivada de acuerdos celebrados con entidades financieras, en efectivo o a través de otras medidas de compensación, junto con sus correspondientes intereses indemnizatorios, de las cantidades previamente satisfechas a aquellas en concepto de intereses por la aplicación de cláusulas de limitación de tipos de interés de préstamos.

Un punto beneficioso de las medidas aprobadas, sea cual sea el acuerdo de devolución, es que los intereses indemnizatorios no serán considerados ingreso patrimonial a efectos del IRPF, cuestión que sí se planteaba en el borrador inicial del mismo, así que esta mejora en el texto definitivo supone un ahorro fiscal para todos los afectados en este aspecto.

 

Deducción por Vivienda Habitual

Hasta aquí todo perfecto, pero qué sucede cuando la hipoteca afectada por cláusula suelo se está beneficiando de una deducción por vivienda habitual.

Este apartado es el más interesante del Real Decreto, pues dependiendo de qué tipo de acuerdo se negocie con el banco, deberá tributarse o no por pérdida de derecho de deducción.

Así, si se decide solicitar la devolución en metálico, se perderá el derecho a las deducciones de la parte devuelta que en su día formara parte de esta deducción de los ejercicios no prescritos. En caso de darse esta situación, en la declaración de renta del ejercicio en que se llegue al acuerdo, en la casilla de pérdidas de derecho a deducción deberá reflejarse el importe devuelto que formó parte de la deducción correspondiente a los cuatro ejercicios anteriores al del acuerdo.

En cambio, si el acuerdo al que se llega con la entidad financiera consiste en una reducción del principal pendiente del préstamo no se perderá ningún derecho a deducción ni supondrá ningún coste en la declaración de renta del ejercicio del acuerdo ni de los anteriores.

Luego, visto esto, y teniendo en cuenta que la deducción por vivienda habitual en las hipotecas tiene establecido su máximo en 9.040€, de capital más intereses, que dan derecho a una deducción del 15% (1.356€ máximo) ya se tienen todos los factores para tomar la decisión más ventajosa para los afectados con esta deducción.

La referencia para tomar la decisión se basará en el montante total marcado por el importe pagado anualmente por la hipoteca (capital más intereses) una vez restada la parte devuelta correspondiente a las cláusulas suelo de cada ejercicio.

Así, si el montante total anual es superior a 9.040€ no se perderá ningún derecho a deducción, sea cual sea el acuerdo, pues se sigue estando por encima del máximo de la deducción.

Para los casos en que el montante total anual sea inferior a 9.040€, si se opta por una devolución en metálico, se perderá el derecho a deducción por vivienda habitual por el importe devuelto de los cuatro últimos ejercicios, sin tener en cuenta los intereses indemnizatorios, debiendo reflejarlo en la casilla de pérdidas de derecho a deducción de de declaración de renta correspondiente al ejercicio del acuerdo.

En cambio, si con el mismo montante anual (inferior a 9.040€) se opta por una devolución consistente en un acuerdo de reducción del principal, el afectado no tendrá ningún tipo de coste tributario con este acuerdo.

A modo de resumen, para los casos en que el montante anual (capital más intereses menos parte devuelta) sea superior a 9.040€, el acuerdo con la entidad financiera será indistinto, pues no habrá ningún coste tributario; en cambio, para casos inferiores a 9.040€, si se opta por la devolución en metálico habrá que tributar el 15% de la parte devuelta de los cuatro últimos ejercicios, mientras que si se opta por un acuerdo de reducción de principal pendiente no se tributará nada; entonces, en este caso, es más beneficioso fiscalmente para el afectado la reducción de principal que el cobro en metálico de la devolución.

 

 

Hipotecas Consideradas Gasto Deducible en Ejercicios Anteriores

Luego está el caso en que la hipoteca afectada por cláusula suelo tuvo la consideración de gasto deducible.

Aquí el Real Decreto no es tan benévolo y aunque pone de manifiesto que no habrá sanción, ni intereses de demora, ni recargo alguno, obliga al afectado a presentar declaraciones complementarias de todos los ejercicios no prescritos por la parte devuelta por cláusula suelo pues pierde la consideración de gasto deducible.

El plazo de presentación para las complementarias lo fija la fecha del acuerdo; una vez llegado al acuerdo, la presentación deberá realizarse antes de la finalización del siguiente plazo de presentación para autoliquidaciones.

Así, por ejemplo, si se llega a un acuerdo antes del 4 de abril de 2017, se tendrá de plazo hasta el 30 de junio de 2017 para presentar las complementarias de 2015, 2014, 2013 y 2012. Si el acuerdo, sentencia o laudo se produce después del 4 de abril de 2017 el plazo será hasta el 30 de junio de 2018 para presentar las complementarias de 2016, 2015, 2014 y 2013.

 

 

Referencias:

Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio

Real Decreto-ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo.

Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y se modifica el Reglamento de Planes y Fondos de Pensiones, aprobado por Real Decreto 304/2004, de 20 de febrero.

 

Para más info: mateu@despatxcoll.com